Estrategia Creativa

Cuando los ejecutivos se enfrentan al desafío de desarrollar una estrategia nueva, normalmente escogen uno de dos métodos. El primero se basa en “reglas” e implica extraer lecciones de empresas o individuos exitosos. El segundo enfoque consiste en “reducir opciones”. Se establece un amplio conjunto de alternativas y luego se aplica el análisis lógico para reducir sistemáticamente las opciones hasta llegar a la estrategia óptima. Éste es el proceso de resolución de problemas que se enseña en las escuelas de negocios y en el que se apoyan casi todos los estrategas corporativos. Ambos enfoques son ampliamente aceptados y son clave para una toma de decisiones efectiva. Pero albergan un problema que no es menor: están diseñados para reducir posibilidades, no para aumentarlas; sirven para aplicar lógica, pero no para generar creatividad. Así, si usted sólo confía en estos dos métodos tradicionales se está limitando innecesariamente, cerrándose a estrategias estimulantes e innovadoras que suelen conducir a ventajas estratégicas significativas. Leer más>

Anuncios